home Textos piráticos, Volumen 4 - Número 5 [4.5-21] El teatro de la muerte | Rafaela Müller Ponce

[4.5-21] El teatro de la muerte | Rafaela Müller Ponce

Por Rafaela Müller Ponce

 

Se apagó la luz, pero los ojos siguieron abiertos viendo el reloj hasta que todo se iluminó, dando inicio a un nuevo día. El teatro de la muerte empezó con los actores saliendo de sus cobijas con los ojos hinchados del llanto incesante de la noche anterior.

Eres un actor más. Te despiertas, te ves al espejo, falta algo en tu cara, falta la curva que hace que dejes de reconocerte. Falta ese brillo en tus ojos. Ahora usas una máscara, de alguien irreconocible. Sacas del pequeño bolsito, que parece infinito, las pinturas y las brochas, que pintarán la máscara que todo el público juzgará.

El espejo sigue sin reconocerte, te miras, te mira… no hay nada. El actor elige el vestuario. Escoges negro, sin duda negro, imposible fallar con negro. El escenario también escoge negro, el día te quiere tanto, que se pone del mismo humor que tú. El cielo se viste de nubes grises y también llora.

Llegas a la Iglesia, donde tienes que recibir al resto de actores con el mismo vestuario y maquillaje. Entra el público, generalmente se va después de dar un fuerte abrazo con una sonrisa. Todos manejan el mismo diálogo:

—Lo siento mucho— ¿Qué tanto sienten los que lo sienten mucho?

El público lo siente, los actores lo sienten, pero el mismo director de la vida lo hizo así. Lo más cierto es que lo único que podemos asegurar de la vida, es que nadie sale vivo de ella. El teatro de la muerte es “amor”….

El espejo te mira, tú te miras, y piensas, ¿esto es realmente amor?

 


(Foto de portada de artículo de  C_Scott. Tomada de: https://pixabay.com/es/chica-belleza-mujer-retrato-2395402/)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *