home Geometría infinita, Volumen 4 - Número 5 [4.5-15] Se va perdiendo la costumbre de conversar | Samya Rebeca Carrillo Q.

[4.5-15] Se va perdiendo la costumbre de conversar | Samya Rebeca Carrillo Q.

Por Samya Rebeca Carrillo Q.

 

La mayoría de las personas no logran entender la importancia de mantener a sus padres cerca; nos hace grandes, más valiosos, más conscientes y más responsables de un pensamiento y sentimiento digno de honrarlos.

Hablemos a la escala de adolescentes, pues en esta etapa tan “ciega, tonta, sorda y muda”, así la llamo yo, porque no hay persona que nos haga entender que el mundo no gira en torno a nosotros; nos sentimos invencibles y con capacidad suficiente para afrontar situaciones como: el desamor, la ruptura de una relación de amigos, responsabilidades académicas e incluso, y lo que es más chistoso aún, decisiones sobre nosotros mismos “porque nos creemos expertos”.

Cuando llegamos al límite del dolor o de la desesperación en una situación sin salida no nos queda más remedio que volver a ser un niño de 4 años y recurrir rápidamente a mamá y papá, debido a que algo hicimos mal y que no somos autosuficientes. Sin embargo, estamos tan envueltos en las amistades superficiales, en los amoríos simultáneos, en las falsas ilusiones y expectativas que no dimensionamos que, literalmente, sin nuestros padres no lograríamos dar ni un paso.

Entremos específicamente en este tema en el que los adolescentes tenemos la ilusa idea de que nos rodeamos de amigos y somos personas muy sociables con muchos números en WhatsApp y, cuando el número de followers en Instagram pasa de los 100, ¡wow qué populares!

Cuando la verdad es que, de los tantos números en WhatsApp, 2 o 3 chats te importan de verdad y, de los tantos followers, a nadie verdaderamente le importa lo que pase en tu vida. Esto es nada más que la verdad, vivimos constantemente engañándonos sin querer ver la realidad. ¿Y qué pasa cuando caemos en cuenta de la verdad? Culpamos al resto o lo que es peor, al sistema o tecnología.

La tecnología, el sistema y las superficialidades sociales que vivimos día a día han engañado a las relaciones interpersonales, permitiendo posteriormente la deterioración completa de una verdadera comunicación, evitando el contacto físico y sentimental entre las personas.

Lo que es verdaderamente relevante está en el cambio, en identificar estos problemas que pueden marcar graves consecuencias y recurrir a quienes, con certeza, desean nuestro bien: nuestros padres.

 


(Foto tomada de: http://imagination.tumblr.com/post/171123758616)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *