home Hallazgos, Volumen 4, Volumen 4 - Número 7 [4.7-5] McLuhan: “El medio es el mensaje” | Yalilé Loaiza Ruiz

[4.7-5] McLuhan: “El medio es el mensaje” | Yalilé Loaiza Ruiz

Por Yalilé Loaiza Ruiz

El canadiense, Marshall McLuhan, en su libro Comprender los Medios de Comunicación, introduce un nuevo concepto en el que figura la revolucionaria frase “el medio es el mensaje” (1996, p. 29), cambiando así la manera de apreciar los contenidos, la información y los medios que la emiten.

McLuhan se adelantó a los cambios que el siglo XXI depararía para los medios de masas. Se anticipó a Facebook, a Twitter y herramientas como los smartphones, pero ¿qué significa que el medio es el mensaje? El mismo McLuhan lo explica así: “significa simplemente que las consecuencias individuales y sociales de cualquier medio, es decir, de cualquiera de nuestras extensiones, resultan de la nueva escala que introduce en nuestros asuntos cualquier extensión o tecnología nueva” (1996, p. 29). Fácil, ¿verdad?

Pues de primera es importante comprender el significado que tanto medio como mensaje tenían para McLuhan. Antes ya habíamos mencionado qué es medio: “cualquiera de nuestras extensiones” (1996, p. 29) ya sea este la luz, la televisión o un traje. Ahora, el mensaje, para McLuhan, deja de ser simplemente información y se convierte en aquello cuyo poder sirve “para modificar el curso y funcionamiento de las relaciones y actividades humanas” (Blogger Marco, 2008, p. 1).

Sucede que “el medio socialmente es el mensaje” (McLuhan, 1996, p. 32) volvemos al mensaje y su nuevo enfoque para el estudio de los medios donde se “considera no solamente el «contenido» sino el medio y la matriz culturales en los que opera dicho medio” (1996, p. 32)

La tecnología nueva provoca que existan configuraciones en la manera de transmitir el mensaje, de recibirlo y reaccionar ante él. Tomando como ejemplo al cine, McLuhan explica lo anterior:

“Las películas de cine, por pura aceleración de lo mecánico, nos trasladaron del mundo de la secuencia y las conexiones a un mundo de configuración y estructuras creativas. El mensaje del medio de las películas es uno de transición desde las conexiones lineales a las configuraciones. Es la transición que produjo la ahora muy correcta observación: «Si funciona, está obsoleto». Cuando la velocidad eléctrica sustituya aún más las secuencias mecánicas de las películas, entonces las líneas de fuerza en las estructuras y los medios se volverán claras y obvias. Estamos volviendo a la inclusiva forma del icono” (McLuhan, 1996, p. 34).

McLuhan afirma que existe una “postura embotada del idiota tecnológico” (1996, p. 39) en la que lo que “cuenta” es el uso que se le de al medio. Para el teórico, “el efecto de un medio solo se fortalece e intensifica porque se le da otro medio que le sirva de «contenido»“ (1996, p. 39) Y son efectos de los medios nuevos –o de la tecnología nueva- aquellos que “modifican los índices sensoriales, o pautas de percepción, regularmente y sin encontrar resistencia” (1996, p. 39).

Un claro ejemplo de lo anterior son las redes sociales. Revisemos el caso de Twitter, la red de micro blogging que, desde 2009, ha tomado impulso y se ha convertido en el lugar idóneo para que los periodistas –y los que no lo son– compartan información en tiempo real. Esto quiere decir que en 140 caracteres se “informa” sobre los últimos acontecimientos, sobrevalorando o subestimando sucesos, colocando al mismo nivel las desgracias humanas con el último chisme de la farándula. Aquí observamos que la percepción por parte del lector cambia con respecto al medio que transmite el mensaje, no hay resistencia y McLuhan vuelve a tener razón el medio, hoy por hoy, es el mensaje dada que “la aceptación dócil y subliminal del impacto de los medios los ha convertido en cárceles sin muros para sus usuarios humanos” (McLuhan, 1996, p. 41).

Luego de lo analizado se puede sugerir que vivimos en un momento donde todo adelanto tecnológico –que ahora son muchos– nos presentan a la vez al medio y al mensaje, tal como McLuhan lo plantea. Y si aún no está clara la afirmación mencionada en este texto, es momento de ceder la palabra al mismo McLuhan que en 1973 respondió a un periodista que le pregunto sobre “el medio es el mensaje” con estas palabras:

“Déjeme explicárselo Sr. periodista. (responde Mc Luhan) Tenemos por ejemplo un automóvil. El medio no es el coche, sino todo lo que existe debido al automóvil: las carreteras, las fábricas, las gasolineras, etc., todo lo que se crea a su alrededor y que cambia la vida de la gente. Lo mismo ocurre con la electricidad, que ha revolucionado nuestros horarios. Harold Innis, que fue el primero que estudió los efectos de los mass media, describió cómo la escritura sobre papel en vez de sobre piedra había revolucionado la historia de la humanidad. El militarismo proviene del papiro porque éste facilitaba el envío de mensajes. La caída del Imperio Romano se produjo cuando se seco el papiro. Lo que Innis no sabía es que los papiros del Nilo se secaron porque los romanos habían contaminado el río…” (Blogger Marco, 2008, p. 1)

Sí, McLuhan, tenías razón…

Bibliografía

McLuhan, M. (1996). El medio es el mensaje. En M. McLuhan, Comprender los Medios de Comunicación (págs. 29- 42). Barcelona: Paidós Ibérica S.A.

Marco. (16 de diciembre de 2008). La teoría de McLuhan. Recuperado el julio de 2015, de Urchil: http://urchil.blogspot.com/2008/12/la-teoria-de-mcluhan.html

______________________________________________________________________________

(Foto de portada de artículo de Gerd Altmann. Tomada de: https://pixabay.com/es/interacci%C3%B3n-1233873/)

Impactos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *