home Mecánica del asombro, Volumen 4, Volumen 4 - Número 7 [4.7-2] Sociedad de la Información: usuarios de la Red Informática | María Romina Galeano

[4.7-2] Sociedad de la Información: usuarios de la Red Informática | María Romina Galeano

Por María Romina Galeano

Los medios forman parte de la estructura de una sociedad, y de ellos depende, en gran parte, la manera de interacción entre sus miembros. Tras siglos de desarrollo de la humanidad, se ha visto cómo cada región se ha ido adaptando a los nuevos inventos y tecnologías a fin de simplificar sus vidas. Así, los avances en la ciencia han llevado a un cambio radical en la vida de las personas; han irrumpido en su manera de comunicarse, de interactuar entre sí, de comportarse, e incluso en su manera de pensar y emitir juicios. Actualmente, se dice que vivimos en una nueva era: la era de la información. En ella, se dice que los medios emplean el rol principal en la comunicación entre miembros de familias, amigos, relaciones profesionales, afectivas, etc. Sin embargo, verdaderamente ¿todos estamos involucrados en la sociedad de la información? Y si no, ¿quiénes son los usuarios de la sociedad de la información?

La globalización es un término que se usa con frecuencia en la actualidad para hablar de la interconexión entre poblaciones. Las personas de cualquier cultura, nacionalidad, religión, etc., se unen a través de redes de información. Es un espacio no físico en el que la data abunda, ya sea buena o mala, y todos los que interactúan con ella la construyen también. Además, quienes participan de las redes comparten el sueño utópico de vivir bajo una sociedad interconectada que permitirá a los hombres alcanzar los mismos derechos y oportunidades, lograr una igualdad entre personas por vivir bajo un nacionalismo globalista y erradicar la contaminación causada por la sociedad industrial.

Sin embargo, al decir “todos”, únicamente nos referimos al 53% de la población mundial –datos recopilados en el 2018 por Hootsuite– que tienen acceso a la red informática: internet. Es decir, de los 7 billones, aproximadamente, de habitantes en el mundo, solamente alrededor de 4 billones de habitantes son los que gozan de ser usuarios de Internet. Países menos desarrollados como Djubuti, Venezuela o, incluso, Lituania, han decrecido el uso de la web en su región. Son países que, por crisis actuales o anteriores, se ven afectadas en el ámbito socioeconómico; lo que limita la investigación y los avances tecnológicos. Viven situaciones precarias y, a pesar de tener acceso a internet, no comparten la misma libertad de hacerlo, por lo que se da, por consiguiente, una brecha de desigualdad entre los usuarios que usan internet con plena libertad con los otros, que son condicionados por las circunstancias de su entorno.

A este fenómeno se lo conoce como asimetría. Muchos de los países con mayor acceso a internet aún buscan mantener un poder sobre aquellos que no. Si bien, la red de información elimina las industrias físicas, lo que supondría que ya no existiría riqueza en el negocio industrial. Sin embargo, la codicia de sus dueños permanece, y no desaprovecha la ocasión para hacer de la información un negocio. La asimetría en la red alude al hecho de que la información compartida puede, muchas veces, ser manipulada por el creador. Existen casos de fake news¸ por ejemplo, que intentan confundir a la gente, sembrar pánico y la ética va perdiendo su valor e importancia en el medio. Asimismo, no todas las regiones cuentan con la misma información compartida. Una parte de ella es controlada para poder llegar a un mínimo número de usuarios en internet y, de esta manera, verse beneficiados. En este contexto se podría decir que la información es poder.

Además de la asimetría, entre los usuarios de internet se dan dos fenómenos sociales propios de este último siglo: el liberalismo y el individualismo, como lo propone el sociólogo japonés Yoneji Masuda en La sociedad informatizada como sociedad post-industrial. Quienes presenten comportamientos arraigados a estas ideologías, de seguro, son usuarios de la web. En su gran parte, en el liberalismo, por ejemplo, buscan manifestar su opinión, exigiendo respeto y expresando sus ideologías y pensamientos. Buscan crear en la sociedad un concepto de libertad opuesto al original, quieren una libertad sin responsabilidades, por lo que sus comentarios y acciones son sentimentalistas y poco razonados. Un claro ejemplo de ello es la manipulación de los científicos con la vida: en el medio comunican los avances tecnológicos en este campo como algo netamente positivo, mientras que se olvidan de la parte ética, el jugar con la vida y la posible causa de muerte de muchas personas a raíz de experimentos como la fecundación en vitro.

Los individualistas, por otra parte, son usuarios cerrados que buscan el beneficio propio. Las personas abandonan el consumo masivo de industrias físicas, para consumir información: buscan un constante consumo acerca de qué les sirve para su vida personal o profesional. Se despliega ante la persona un sinfín número de anuncios de respuesta a una búsqueda en Google, y la persona con tal de encontrar lo que busca es capaz de soportar la abrumante cantidad de información que se despliega ante sí en cada página. Los individualistas, en definitiva, quieren resolver sus problemas y saciar sus necesidades, de manera fácil, exigente e impaciente. Es una sociedad egocéntrica y vanidosa, poco preocupada por el prójimo; y acaso, ¿son estos los rasgos que definen el perfil de los millenials?

En cuanto a la idea de proteger al medio ambiente, si bien es cierto, el fin de la industria pondrá un pare a la contaminación preocupante del planeta con tanto desecho de lo no consumido o consumido y desgastado. No obstante, la información repartida por internet puede tener un impacto igual de fuerte en sus consumidores. De hecho, al implicarse en un ambiente no táctil y más intelectual, los usuarios corren el riesgo de convencer a sus audiencias, evitándoles el pensar, o incluso ser convencidos con el exceso de información que se publica en las distintas plataformas de internet, careciendo de crítica.

Por tanto, Los usuarios de la era actual, la era de la información, se puede ver que, efectivamente, somos todos aquellos que hemos tenido o tendremos contacto con internet o red de información. Sin embargo, la respuesta acerca de que quiénes son los usuarios de la Era de la Información solo se la puede contestar sabiendo cómo es el comportamiento de las audiencias que interactúan. Los usuarios varían desde aquellos que sueñan con una sociedad de la información cuasi perfecta, en la que todos participan de oportunidades y derechos al contar con la información precisa y fácilmente asequible, hasta aquellos que, por codicia, buscan manipular la información que se emite y controlar la data que se recibe. Además, están aquellos que, contagiados por el sentimiento de liberalismo e individualismo, actúan como tal. En fin, la brecha que abarca a todos los usuarios de la Era de la Información podría continuar, sin embargo, en este ensayo se pueden rescatar algunas de las características propias de los miembros de esta época.

______________________________________________________________________________

(Foto de portada de artículo de Jonny Lindner. Tomada de: https://pixabay.com/es/robot-mujer-la-cara-llorar-triste-3010309/)


Impactos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *